Todo sobre la Educacion Cubana

"Servir a la Revolucion es la oportunidad mas grande y la labor mas bella que existe"

Wednesday, November 22, 2006

Forman campeones para la defensa del país en escuelas militares cubanas
La preparación física y el deporte en las FAR ayudan a mantener y elevar la capacidad defensiva ante una posible agresión del enemigo
Enumerar las transformaciones que se han operado en nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias cuando han transcurrido 50 años de su fundación resulta una labor prácticamente imposible.
Es innegable que la preparación física y el deporte son parte activa entre todos los eslabones que se unen de forma armoniosa para darle la pujanza necesaria a la institución que nació con el desembarco de los expedicionarios del yate Granma el 2 de diciembre de 1956.
Las 17 Escuelas Militares Camilo Cienfuegos que se encuentran diseminadas en todas las provincias constituyen, con sus miles de alumnos, la célula primaria de las FAR y en ellas se inculca como un principio la importancia de ejercitar el cuerpo en la medida en que se desarrolla el intelecto.
Algo parecido sucede en los centros universitarios de las FAR.
Las disciplinas más practicadas entre soldados, camilitos, cadetes y oficiales son fútbol, baloncesto, béisbol, ajedrez, triatlón militar y las habilidades que emanan del combate cuerpo a cuerpo.
En las FAR el deporte no tiene como pretensión principal la obtención de medallas, tal como sucedió en otras etapas, cuando buscaba seleccionar sus mejores talentos para integrar los equipos nacionales, sino que, en los últimos 20 años, este tipo de actividad en el seno de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias se ha propuesto contribuir a elevar los niveles de preparación y disposición combativa.
Estos conceptos se aplican de forma armoniosa en las escuelas militares Camilo Cienfuegos, en los centros de enseñanza militar y en las unidades de combate, donde se realizan festivales deportivos que tienen como objetivo principal desarrollar las cualidades físicas de los futuros oficiales y no buscar talentos para el deporte de alto rendimiento.
No se contemplan eventos nacionales, sino más bien territoriales, donde la confraternidad entre los combatientes se pone de manifiesto.
Resulta muy importante apreciar cómo este proceso comienza en las escuelas militares Camilo Cienfuegos, devenidas células primarias de las FAR, adonde los jóvenes arriban al terminar sus estudios de secundaria básica, listos para cursar los tres años del nivel preuniversitario.
Como parte de su formación, además del proceso docente-educativo, el deporte y la cultura física constituyen elementos principales, porque este capítulo es indispensable en la vida del militar.
La preparación física y el deporte en las FAR no pueden verse como algo opcional. Por el contrario, forman parte de la instrucción del personal al igual que el tiro, la táctica, la topografía o la preparación política e ideológica.
En las escuelas y las unidades de combate está reglamentado que en determinados días y horarios establecidos la ejercitación física centre la atención de los combatientes como parte del sistema de instrucción.
A OSCAR LO ACOMPAÑAN SUS SUEÑOS
Oscar Rodríguez López.
Durante tres años consecutivos el equipo de voli de su escuela ha resultado campeón y ese es un aliciente para este joven que se ha trazado metas superiores en la vida.
Se trata de Oscar Rodríguez López, quien vive en el populoso municipio de 10 de Octubre y estudia en los «Camilitos» del Cotorro, «una escuela que ayuda a prepararnos de forma integral para acometer cualquier responsabilidad posterior».
Rememora que cuando estudiaba en la secundaria básica también se interesó por el voleibol, pero al mismo tiempo señala que el deporte solo forma parte de los muchos sueños que lo acompañan.
«Por ahora lo más importante es prepararnos físicamente, cuestión decisiva en estos eslabones que nos conducirán a ser oficiales capaces en nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias» expresó este joven orgulloso del paso que dio cuando se incorporó a una institución docente con estas características.
MARÍA ANTONIA, UNA EDUCADORA FELIZ
Maria Antonia de la Cruz.
«Desde que me gradué siempre añoré trabajar en una institución militar y desde el año 2000 disfruto de ese privilegio», comentó María Antonia de la Cruz, profesora de Preparación Física en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, localizada en el Cotorro.
«Me siento realizada al tener la posibilidad de colaborar en la formación de estos muchachos que han mostrado su inclinación por la vida militar», comentó la feliz educadora.
«Aquí no preparamos campeones para una competencia equis, sino que cumplimos la honrosa misión de ayudar al desarrollo más pleno de quienes tendrán, cuando sea necesario, la misión de defender en el terreno militar las conquistas de la Patria.
«Desde que comencé en esta escuela he visto con orgullo como los alumnos amplían sus conocimientos en las aulas al mismo tiempo que adquieren elevados niveles de destreza mediante los preparación física a que son sometidos de manera rigurosa,» apostilló María Antonia.
FACTOR DECISIVO PARA DEFENDER NUESTRAS CONQUISTAS
«De la preparación física depende en buena medida la defensa de nuestras conquistas y por consiguiente la victoria en el combate ante el enemigo» dijo el teniente Yunior Almiral García, quien se desempeña en una gran unidad de tanques de las FAR.
Con la convicción reflejada en sus palabras agregó que «todas las actividades que realizamos representan formas de la preparación física de nuestras unidades militares».
Amplió al señalar que «diariamente ejecutamos 45 minutos de preparación física en los matutinos. Se dedican, además, tres frecuencias de una hora a la semana, así como los denominados días del deporte y las actividades recreativas durante sábados y domingos».
Significó Almiral García que «con los soldados que tienen alguna dificultad en la preparación se lleva a cabo un trabajo diferenciado dirigido igualmente a elevar el nivel de preparación física».
«SIGO LAS HUELLAS DE MI PADRE»
Teresa Marquetti Alvarez.
La camilita Teresa Marquetti Álvarez tiene apenas 17 años, vive en el Cotorro y desde hace tres cursos estudia en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos que radica en ese territorio capitalino.
«Llegué a los Camilitos siguiendo las huellas de mi padre, quien desde hace mucho tiempo abrazó la vida militar. Desde pequeña quise ser como él y me esfuerzo para cumplir ese sueño lo mejor posible», sentenció.
«La preparación física y el deporte son excelentes pretextos para prepararnos de una manera más sana, a la vez que ello ha posibilitado un ostensible aumento de la capacidad para enfrentar mejor la vida.
«Entre todos los deportes me encanta el atletismo, pero estoy totalmente convencida de que lo más importante es forjarme como futura oficial de las FAR», concluyó la vivaz morena